El objetivo de la fisioterapia es conseguir la mayor autonomía motora posible del niño para realizar las actividades de la vida diaria.

La fisioterapia emplea diferentes terapias manuales que facilitan el desarrollo motor del niño, de la forma mas normalizada posible, modificando patrones de movimiento patológicos y previniendo o evitando la aparición de deformidades músculo-esqueléticas.

Siempre se hace de forma individual.

La duración de las sesiones es de 30 ó 40 minutos dependiendo de las necesidades y objetivos marcados.

La frecuencia es de una o dos veces en semana, dependiendo del informe de necesidades.

Dos fisioterapeutas componen el equipo.